lunes, 29 de julio de 2013

DRRR!! - Te odio, Shizuo. [Shizaya yaoi]


 -Te odio, Shizuo.
Susurra Izaya mirando la silla de su estudio. No puede sentarse, le molesta el trasero por lo que estuvo haciendo 10 horas antes. También le duele el pecho de los mordiscos que el rubio le estuvo marcando. Namie sabe lo que ocurre, y sólo suelta una pequeña risita al pasar junto a él a por unos papeles. Lo que le faltaba, que encima su secretaria se ría de él. Agarra su navaja, se pone su abrigo y sale de casa. Ikebukuro no está demasiado lejos, lo suficiente como para que Izaya recree su noche. Quizás pensar en sexo andando por la calle no es una buena idea, pero total, voy a ver a Shizzy-chan de un momento a otro. Piensa notando como crece el bulto en su entrepierna. Al cruzar la última calle que falta para entrar oficialmente en Ikebukuro, una calle repleta de hoteles Love, se fija de refilón en una pareja andando hacia el que parece el más caro. Al ver que el acompañante de una chica joven y preciosa, con tirabuzones en el pelo castaño y un vestido corto y blanco, no es nada más y menos que Heiwajima Shizuo, su corazón le da una pequeña punzada en el pecho. De un salto consigue subirse a un toldo y con otro impulso alcanza la azotea de un pequeño edificio para vigilar bien a la pareja. Ella le habla y el la contesta sin apenas mirarla, a Shizuo le es casi imposible mirar a una mujer con cabeza. Antes de cruzar las puertas correderas del hotel, Shizuo esboza una pequeña sonrisa que intenta esconder y mira a otro lado sonrojado. Con ese último gesto, Izaya cierra fuertemente los puños. No se puede creer que Shizuo esté con una chica, y para ocultar sus celos, piensa que como informador de Ikebukuro esa era una información que debería de haber sabido por lo menos antes de haberse acostado esa misma noche con Shizuo. Por esa razón esa mañana esa mañana se ha despertado solo. Baja de la azotea de la misma manera que subió y da la vuelta a la calle para llegar al lado de las escaleras de incendio del hotel. Coloca un cubo, se sube a él y luego agarra la escalera para subir hasta el primer piso. En cuanto entorna la puerta, oye la voz de Shizuo y le ve a él salir de una habitación y caminar a las escaleras desapareciendo del pasillo y dando pie a que Izaya pueda ir a la habitación de la que el que había sido su amante hasta esa mañana, salió. A ella no le da tiempo a decir nada, Izaya ha entrado en la habitación y de ha tirado hacia ella como un gato sobre su presa y tiene la navaja rozando su cuello mientras que con la otra mano le tapa la boca. En seguida reconoce su cara. Esa chica trabaja en el programa infantil favorito de Izaya como “Princesa Dulce”, lo que le molesta más ya que él no soporta ese personaje. Abre la boca para decir algo, pero no le da tiempo ya que alguien le tira contra el suelo, quitándole la navaja y agarrando sus manos con la mano que le queda libre. Al atacante, que lleva gorra, unas gafas de sol grandes y oscuras y la boca tapada con una máscara, se le caen las gafas sobre la cara de Izaya dejando ver sus ojos llenos de ira tan corrientes en la familia Heiwajima.
-¿Orihara Izaya? ¿Querías volver a culpar a mi hermano de asesinato?
-Kasuka, suéltalo-rompe la tensión la voz de Shizuo.
El rubio se acerca enfadado y en cuanto Kasuka se aparta, golpea a Izaya dejándolo inconsciente. Después le carga como a un saco de patatas y sale de la habitación.
Izaya despierta sobresaltado. Le duele la cabeza, esta algo mareado y para colmo no sabe donde esta. Se incorpora e intenta averiguarlo mientras que recuerda todo lo ocurrido antes de dormirse. Por alguna razón su ropa esta en el suelo, junto a una mesa donde hay unas gafas y un paquete de tabaco. No ha estado allí nunca pero reconoce el lugar con el simple hecho de lo pequeño, mal decorado y sucio que está. En la cama, junto a él, duerme Shizuo.
-¡Despierta! ¡Vamos! ¿Por qué me has pegado?-Le mueve del hombro y se aparta cuando lo ve levantarse.
-Oh, cállate o te volveré a dar, pulga-despierta enfadado.-Te he pegado porque te lo merecías. ¿Por qué has atacado a Kanata-san?
-Porque...-Izaya se levanta e intenta que Shizuo no le mire a la cara.-Por nada. ¿Qué hacia tu hermano allí...?
-Es su novia, se tienen que encontrar así por el trabajo, ya sabes, no quieren que la prensa se entere-se sienta y agarra el paquete de tabaco.
-Quería que te culpasen por el asesinato, pero ya veo que no ha resultado como planeaba-se pone los pantalones y se gira para sonreír a Shizuo.
-Ya-Shizuo se levanta y tira a Izaya contra la cama quedando el encima.-¿Con qué celoso?
-No...-se resiste un poco sin fuerza.-Ah, ¡suéltame! Aún me duele el culo de anoche por tu culpa.
-Ajam. Te voy a castigar por molestar a mi hermano-tira de sus pantalones, se los quita y mete la mano bajo su calzoncillo.
-Shizzy-chan, antes de que haga nada...-traga saliva.- ¿De qué hablabas con la Princesa Dulce cuando entraste en el hotel...?
-¿La Princesa Dulce...?-Shizuo ríe sin apartarse.-¿De verdad ves eso?
-Es entretenido. ¡Contesta mi pregunta!
-Me preguntó que si yo también tenía a alguien especial, y le respondí que sí.
-Te odio, Shizuo...-abraza su cuello y acerca sus labios al cuello de Shizuo.
-Ah, y yo a ti.
。。。
Kasuka cuelga el teléfono por octava vez.
-A lo mejor esta ocupado...-dice ella sentada sobre la cama y mirando a Kasuka moverse de un lado a otro.
-Tendría que haber llegado ya a por ti. Maldito Nii-san.

domingo, 26 de mayo de 2013

DRRR!! - Live in the moment. [Shizaya yaoi]

No, no puede ser. Me niego a que sea realidad. Él no ha podido morir, Tom me esta gastando una broma absurda, seguro. Lo mataré como sea una broma. Mataré a Izaya como este muerto. Escucho el ruido de la moto de Celty. La podría esperar y pedirla que me llevase hasta allí, pero eso me quitaría tiempo, voy más rápido corriendo y salteando la gente de Ikebukuro, hay mucha porque es sábado.
He llegado por fin. Hay una ambulancia y coches de policía. No... Me niego. Estoy un poco exhausto pero no lo suficiente para no poder subir por las escaleras así que corro y arranco la barandilla para estar armado. Hay policías en la puerta y me hacen soltar el arma. ¡Quiten, tengo que entrar, tengo que matar a ese cabrón! Me han dejado pasar, pero no me han hecho falta no cuatro pasos para encontrar su cadáver. Esta tumbado de espaldas en el suelo con varias puñaladas y el cuchillo aún clavado en una de estas. Izaya... No puedes estar muerto, cabrón. Yo soy el único que podía matarte, ¡levanta cabrón!  La policía me saca de allí y acabo cayendo por las escaleras. Joder Izaya, eres un maldito bastardo. Por qué te dejas asesinar, te odio tanto. Noto un dolor en la mandíbula, pero no ha sido de la caída, es otra cosa. Me coloco las gafas para que nadie me vea los ojos, eso ya sería lo último. Salgo fuera, meto la mano en mi bolsillo buscándole el tabaco y sin querer me choco con alguien. Mierda, ¡mira por donde vas! No puede ser.
-Shizzy-chan, ¿cómo tú por aquí?
Saca ese maldito cuchillo que lleva siempre encima y se echa hacia atrás. Es él, sin duda, pero... El cadáver que he visto hace un momento arriba también era él. Nada tiene sentido, ni si quiera están los coches de policía que estaban antes. Odio no entender nada.
-Shizzy-chan, parece que hubieses visto un fantasma, ¿estás bien?-guarda el cuchillo.
-Yo...-no he podido evitarlo más, le he abrazado, quería comprobar que era real y lo es.
-Tu no eres mi Shizzy-chan de siempre-se aparta asustado.-¿Estas llorando?
Oh mierda, estas gafas no tapan nada. Saco el cigarro que no he podido sacar antes y me lo pongo en la boca para encenderlo. Será mejor que me vaya antes de que se de cuenta de que me pasa algo. Tengo que volver con Tom, no hemos terminado el trabajo.

-¿Pero qué mierdas está pasando hoy? ¡Este trabajo ya lo cerramos ayer! ¡Primero lo de Izaya y ahora esto!
-¿Te ha pasado algo con Orihara Izaya?-pregunta Tom con una absoluta normalidad.
-¡Primero estaba muerto y luego no!
-¿Qué? ¿Muerto?-Le ha pillado totalmente de sorpresa, pero sí me lo ha dicho él.
-Tom, me lo has dicho hace una hora cuando he llegado. Le habían apuñalado.
-Qué dices es imposible. Hace una hora estabas de cháchara con Celty, y luego os habéis ido juntos en su moto.
-¡Eso fue ayer, viernes!
-¡Eso ha sido hoy, viernes!
-¿Qué? No. Entonces tendríamos que ir ahora a las recreativas a por el dinero.
-¿A dónde crees que vamos? Venga Shizuo, vuelve a la tierra.
He vuelto a ayer. ¿Cómo coño he vuelto al pasado? Mierda, todo es tan raro. Pero si he vuelto, quizás pueda salvar a Izaya. ¿Y para qué mierdas quiero salvar yo a ese? Ah, ya sé, lo mataré en cuanto lo salve. Me despido de Tom y vuelvo a la casa de Izaya que, maldita sea, no se encuentra allí. ¿Dónde suele ir? Siempre va tocando los cojones de la gente por ahí... Chss, no puedo hacer otra cosa que no sea esperarle aquí en la puerta. Menos mal que tengo tabaco para pasar la tarde. Me apoyo a la pared para estar más a gusto. Cada vez hay más gente paseando, incluso pasan una adolescentes hablando de Kasuka. Me miran y huyen en cuanto les devuelvo la mirada. Malditas crías, hasta a ellas las doy miedo. Por fin llega, ha tardado demasiado.
-Shizzy-chan. ¿Otra vez aquí?-Hace el amago de sacar la mano del bolsillo pero frena.
-Bastardo, llevo esperando mucho tiempo. Tenemos que hablar.
-Verás, allí atrás hay un señor que me persigue, no sé la razón aún, así que sube y hablamos arriba.
Un hombre le sigue, ¿eh? Seguramente sea su asesino. Podría ir allí y patearle el culo, pero creo que lo mejor será que suba y espere por sí acaso. Creo que si le cuento que he vuelto al pasado me tomará como un loco, pero quien no lo haría. Entramos en su apartamento, no recuerdo haber estado antes aquí de esta mañana, o la mañana de mañana... Demasiado confuso. Él se quita el abrigo y me sonríe como solo él sabe. Le odio tanto...
-¿Quieres una cerveza? O espera, no te gusta... ¿Un vasito de leche?
-Izaya, si me vacilas te mataré.
-Vamos Shizzy, dime que quieres.
Oigo un ruido en la escalera y salto sobre Izaya tirándole al suelo. No era nada, por un segundo había pensado...
-Sh-Shizuo, me estas aplastando ahí...-está rojo, y es que tengo la rodilla en su entrepierna . Tardo unos segundos en apartarme.
-Perdón-me levanto pero agarra mi pajarita y me besa.
Su lengua juega con la mía durante unos minutos, se me ha olvidado totalmente el odio que sentía por él. Se aparta de mi y me mira con lujuria.
-Oh Shizzy-chan, sigues siendo virgen ya estas contento. 
-Maldita pulga...-me levanto sonrojado. ¿Cómo se le ocurre decir eso?-Me voy.
Camino hasta la puerta mientras él se levanta, y cuando la abro, un hombre levantando el cuchillo que mató a Izaya me lo clava en un brazo. Acto seguido le doy un puñetazo con el otro brazo y cae al suelo. Me ha clavado el cuchillo en el brazo porque sabía que estaba aquí, si me hubiese ido a lo mejor ya lo habría matado.
-¿¡Estas bien, Shizuo?!-Izaya aparece detrás de mi para agarrarme el brazo y mirarlo horrorizado.
-Sí. No entiendo como un tipo así iba a matarte, no ha aguantado ni dos golpes y tampoco es que me haya hecho una herida profunda.
-¿Iba a matarme? ¿Cómo lo sabias? Espera, ¿has venido a salvarme?-Levanta las cejas y esboza una sonrisa junto a un sonrojo.
-Yo, bueno-paso la mano por mi pelo.-No dejaré que nadie te mate, salvo yo.
-Shizzy-chan, eres un idiota. 
Agarro su barbilla con la mano del brazo bueno y le beso. No entiendo porque ni como el tiempo volvió al pasado, tampoco que hago perdido en un beso con mi enemigo, pero es uno de los mejores momentos de mi vida, y me por alguna razón, me alegro de que sea junto a él.