lunes, 29 de julio de 2013

DRRR!! - Te odio, Shizuo. [Shizaya yaoi]


 -Te odio, Shizuo.
Susurra Izaya mirando la silla de su estudio. No puede sentarse, le molesta el trasero por lo que estuvo haciendo 10 horas antes. También le duele el pecho de los mordiscos que el rubio le estuvo marcando. Namie sabe lo que ocurre, y sólo suelta una pequeña risita al pasar junto a él a por unos papeles. Lo que le faltaba, que encima su secretaria se ría de él. Agarra su navaja, se pone su abrigo y sale de casa. Ikebukuro no está demasiado lejos, lo suficiente como para que Izaya recree su noche. Quizás pensar en sexo andando por la calle no es una buena idea, pero total, voy a ver a Shizzy-chan de un momento a otro. Piensa notando como crece el bulto en su entrepierna. Al cruzar la última calle que falta para entrar oficialmente en Ikebukuro, una calle repleta de hoteles Love, se fija de refilón en una pareja andando hacia el que parece el más caro. Al ver que el acompañante de una chica joven y preciosa, con tirabuzones en el pelo castaño y un vestido corto y blanco, no es nada más y menos que Heiwajima Shizuo, su corazón le da una pequeña punzada en el pecho. De un salto consigue subirse a un toldo y con otro impulso alcanza la azotea de un pequeño edificio para vigilar bien a la pareja. Ella le habla y el la contesta sin apenas mirarla, a Shizuo le es casi imposible mirar a una mujer con cabeza. Antes de cruzar las puertas correderas del hotel, Shizuo esboza una pequeña sonrisa que intenta esconder y mira a otro lado sonrojado. Con ese último gesto, Izaya cierra fuertemente los puños. No se puede creer que Shizuo esté con una chica, y para ocultar sus celos, piensa que como informador de Ikebukuro esa era una información que debería de haber sabido por lo menos antes de haberse acostado esa misma noche con Shizuo. Por esa razón esa mañana esa mañana se ha despertado solo. Baja de la azotea de la misma manera que subió y da la vuelta a la calle para llegar al lado de las escaleras de incendio del hotel. Coloca un cubo, se sube a él y luego agarra la escalera para subir hasta el primer piso. En cuanto entorna la puerta, oye la voz de Shizuo y le ve a él salir de una habitación y caminar a las escaleras desapareciendo del pasillo y dando pie a que Izaya pueda ir a la habitación de la que el que había sido su amante hasta esa mañana, salió. A ella no le da tiempo a decir nada, Izaya ha entrado en la habitación y de ha tirado hacia ella como un gato sobre su presa y tiene la navaja rozando su cuello mientras que con la otra mano le tapa la boca. En seguida reconoce su cara. Esa chica trabaja en el programa infantil favorito de Izaya como “Princesa Dulce”, lo que le molesta más ya que él no soporta ese personaje. Abre la boca para decir algo, pero no le da tiempo ya que alguien le tira contra el suelo, quitándole la navaja y agarrando sus manos con la mano que le queda libre. Al atacante, que lleva gorra, unas gafas de sol grandes y oscuras y la boca tapada con una máscara, se le caen las gafas sobre la cara de Izaya dejando ver sus ojos llenos de ira tan corrientes en la familia Heiwajima.
-¿Orihara Izaya? ¿Querías volver a culpar a mi hermano de asesinato?
-Kasuka, suéltalo-rompe la tensión la voz de Shizuo.
El rubio se acerca enfadado y en cuanto Kasuka se aparta, golpea a Izaya dejándolo inconsciente. Después le carga como a un saco de patatas y sale de la habitación.
Izaya despierta sobresaltado. Le duele la cabeza, esta algo mareado y para colmo no sabe donde esta. Se incorpora e intenta averiguarlo mientras que recuerda todo lo ocurrido antes de dormirse. Por alguna razón su ropa esta en el suelo, junto a una mesa donde hay unas gafas y un paquete de tabaco. No ha estado allí nunca pero reconoce el lugar con el simple hecho de lo pequeño, mal decorado y sucio que está. En la cama, junto a él, duerme Shizuo.
-¡Despierta! ¡Vamos! ¿Por qué me has pegado?-Le mueve del hombro y se aparta cuando lo ve levantarse.
-Oh, cállate o te volveré a dar, pulga-despierta enfadado.-Te he pegado porque te lo merecías. ¿Por qué has atacado a Kanata-san?
-Porque...-Izaya se levanta e intenta que Shizuo no le mire a la cara.-Por nada. ¿Qué hacia tu hermano allí...?
-Es su novia, se tienen que encontrar así por el trabajo, ya sabes, no quieren que la prensa se entere-se sienta y agarra el paquete de tabaco.
-Quería que te culpasen por el asesinato, pero ya veo que no ha resultado como planeaba-se pone los pantalones y se gira para sonreír a Shizuo.
-Ya-Shizuo se levanta y tira a Izaya contra la cama quedando el encima.-¿Con qué celoso?
-No...-se resiste un poco sin fuerza.-Ah, ¡suéltame! Aún me duele el culo de anoche por tu culpa.
-Ajam. Te voy a castigar por molestar a mi hermano-tira de sus pantalones, se los quita y mete la mano bajo su calzoncillo.
-Shizzy-chan, antes de que haga nada...-traga saliva.- ¿De qué hablabas con la Princesa Dulce cuando entraste en el hotel...?
-¿La Princesa Dulce...?-Shizuo ríe sin apartarse.-¿De verdad ves eso?
-Es entretenido. ¡Contesta mi pregunta!
-Me preguntó que si yo también tenía a alguien especial, y le respondí que sí.
-Te odio, Shizuo...-abraza su cuello y acerca sus labios al cuello de Shizuo.
-Ah, y yo a ti.
。。。
Kasuka cuelga el teléfono por octava vez.
-A lo mejor esta ocupado...-dice ella sentada sobre la cama y mirando a Kasuka moverse de un lado a otro.
-Tendría que haber llegado ya a por ti. Maldito Nii-san.

No hay comentarios:

Publicar un comentario